miércoles, 20 de abril de 2016

El despertar



"Mi embrión vieron tus ojos, siendo aún imperfecto; y en tu libro estaban escritos todos mis miembros, que fueron luego formados, cuando aún no existía ni uno de ellos."
Salmos 139:16


Yazgo desde hace días en un estado febril, sin apenas comer, acosado por las más espantosas alucinaciones. Elisabeth me suplica al otro lado de la puerta que la deje pasar. 
Pero mi dolor no tiene consuelo. 
Quisiera morir, pero ni mi cuerpo ni mi espíritu quieren darme descanso. Mi hijo, mi pobre hijo, duerme para siempre en Highgate. La Peste Negra se lo llevó de mis brazos, con su nívea piel sonrosada mancillada de bubas.
Hoy he cogido el manuscrito de Praga, Dios me perdone, y he leído cosas en él que enloquecerían al hombre más racional.
Mi alma está condenada.
Con la tierra que he robado de su tumba he preparado un barro primordial y he comenzado a permutar los alfabetos de las veintiuna puertas, cada miembro por separado, cada miembro con la letra correspondiente. He dado forma a su cuerpo tal y como lo recuerdo y ahora un espeso lodo se convulsiona grotescamente en su recipiente. Son los espasmos del nacimiento. 
Todo volverá a ser como antes, hijo mío.



25 comentarios:

  1. Algo me dice que es mejor no estar presente en ese alumbramiento... ni tampoco cerca de la criatura cuando nazca.

    Un micro genial, Fernando. Solo espero que la fiebre cese y que haya valido la pena tu esfuerzo :P

    ¡Un abrazo y mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que tendrá que hacer de tripas corazón como Rosemary en "La semilla del diablo" con su hijo. Ainss, si es que el amor de unos padres....Muchas gracias, majísima. Bsos

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Buen relato, amigo Fernando. Terrorífico. Pero no hay nada que un padre no hiciera por recuperar al hijo perdido, o a una copia aproximada, como le ocurre a nuestro protagonista.
    Un saludo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Bruno. Debe ser espantoso perder a un hijo. Cualquier padre tendría en cuenta la posibilidad de retornarlo a la vida. Saludos, amigo

      Eliminar
  3. Uff que miedo me da esta historia... Su alma estará condenada, pero el que despierta ni la tendrá. Para pesadilla jeje. Muy bueno, un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una abominación sin alma. Me encanta la palabra abominación. Pero, ya sabes, polvo somos y en polvo nos convertiremos. Uff, cómo desbarro. Un millón de gracias por leerme. Abrazote

      Eliminar
  4. Interesante relato el que narras, me supone una mezcla de "Cementerio de animales" de King y "Frankenstein" de Shelley, condimentado por tu estilo propio, y deja como consecuencia un final donde está claro que es mejor andar lejos de ese...retorno a la vida de la criatura no muerta jeje.

    ¡Un saludo y suerte compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo evitar ser hijo de mis lecturas. En efecto, tiene influencias de las dos obras que mencionas y de "El Golem" de Gustav Meyrink. Muchas gracias por tu certero comentario. Saludos

      Eliminar
  5. Lo que da de sí el amor paterno y materno. Da igual que reglas te tienes que saltar. En este caso, no sé que saldrá de ese barro ancestral, pero parece que nada bueno.
    Que repelús.
    Muy bueno.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene pinta de que vaya a ser el hijo perfecto, no. Pero si un clon (o un zombi). Muchas gracias por comentar, María. Besillo

      Eliminar
  6. Nada peor que perder a un hijo..... Si, recuperarlo de esta manera. Pero para el dolor paternal todo está permitido. Buenisimo micro Fernandito. Abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de una consumada maestra del relato de horror no puedo más que sentirme muy halagado. Muchas gracias, Mendiel. Bsos

      Eliminar
  7. Muy bueno el relato. Me ha dejado con ganas de saber como sigue, qué será de él... Me ha gustado mucho. Suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Artza. Es todo un detalle tu comentario. Igualmente suerte para tus micros.

      Eliminar
  8. Es inquietante, doloroso y sufrido, pese a lo fantasioso, se nota que la causa es una causa cercana, factible y posible, tal vez ahí reside el miedo. Genial trabajo, ¡saludos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he creído que relato de horror,cuanto más factible, más escalofriante. Tienes toda lña razón. Muchas gracias por pasarte, Moria. Saludos

      Eliminar
  9. Podría decirse que el germen del horror que lleva a este padre a intentar "jugar" a Dios es el mismo que impulsa a los científicos de hoy hacia la clonación. Ya en su tiempo, Mary Shelley horrorizó al mundo con el fruto de este tipo de manipulación de cuerpos y ganó el concurso que Lord Byron y su Percy Shelley le montaron cuando estaban aburridos de la lluvia en un castillo. Te deseo igual suerte que la de Mary. Muy buen relato, Fernando!

    Un abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho, Fernando. No sé que es peor, si perder a un hijo o invocar a algo que puede ser aterrador, bajo el autoengaño de recuperar algo perdido que no volverá jamás. Suerte en el concurso! ; )

    ResponderEliminar
  11. Inquietante relato por su forma y contenido.
    Muy buen micro, Fer!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No sé si es más inquietante esa forma que se mueve entre el barro o ese padre incapaz de soportar la pérdida de su hijo y llegar a esos limites. Muy bueno
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Aunque no lo digas, me fibra de amante de las leyendas y la fantasía me obliga a decirlo por ti. Has creado una especie de homunculus PERFECTO. Me ha encantado, cada palabra y cada frase está puesta de forma perfecta hasta llegar a la creación de algo más que un homunculus, has creado un GRAN micro. Muchísima suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  14. Buenísimo! Me encanta la atmósfera del relato; se siente en cada línea el dolor del padre. Saludos!

    ResponderEliminar