sábado, 8 de agosto de 2015

Capítulo XXVI "La isla y yo"




Capítulo XXVI………. PONCHE DE ÁCIDO LISÉRGICO

¿Qué inesperados horrores me traerá el amanecer?. ¿Qué especie de broma macabra es esta isla?. No quiero morir devorado por hormigas así que tendremos que buscar acomodo en los árboles. Ni en sueños pienso tumbarme en el suelo. No es mala idea teniendo en cuenta que no se qué porta el barco anclado en la ensenada.

Habrá que estar vigilantes.

Llevamos varias horas encaramados a la copa de un cedro y desde esta atalaya tenemos una privilegiada visión de la playa.
No tengo sueño. Doce tampoco.
Intuyo que la hierba de la lijunia nos mantiene alerta.
Bien por ella.

Al despuntar el alba, una lancha toma rumbo a la playa.
La ocupan cuatro hombres.
Armados.
Mal asunto.
Doce los ve también pero no se inmuta.
Creo que ya los ha visto antes.

Los tenemos bajo nosotros.
Silencio

Vuelven a su lancha cargados con varios sacos de lijunia
Así que era eso
Uhmm
Puede que al final, todo este calvario sirva para algo.

Si logro salir de aquí

Sigo despierto, eufórico diría.
Doce se lleva el dedo índice a los labios en señal de silencio y tira de mí hacia la espesura.
Tengo una erección descomunal
Me agacho a recoger un poco más de esa hierba milagrosa
Creo que me va a hacer falta

5 comentarios: