viernes, 13 de febrero de 2015

Auferat hora duos eadem (Que la misma hora nos lleve a los dos)

Humphrey Bogart en "Casablanca" (1942)




Diría que tu ausencia es llanto
y no mentiría.
Que tus labios calmaron mi sed
y no mentiría.

Pensaré en un mundo junto a ti,
en tu vientre y en tus manos
para que el miedo abandone sus almenas.

El amor disculpa siempre,
se fía siempre,
aguanta siempre,
espera siempre.

Qué anhelo de dicha en tus labios,
enredado en tu pelo,
en tu cintura.

La lluvia resbalará a nuestros pies.

Amor infinito y necesario, casual,
amor torrencial,
inundando valles y mesetas,
amor terminal.

El mar acogerá su última caricia
en un carro de espuma y sal.
Bésame con los besos de tu boca,
porque más dulce aún que el vino,
es tu amor.



6 comentarios:

  1. Hermosos tus versos, como siempre, Fernando! Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, María. Me siento muy halagado. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Fer, es tremendísimo el poema. Qué dulce, más que el mosto! Besotes

    ResponderEliminar
  4. Aiish! Los españoles estan sacando el amor a volar pues!muy lindo te ha quedado...felicidades !

    ResponderEliminar
  5. Si es que somos de la misma costilla que Don Juan Tenorio. Muchas gracias, Ana Lía y Ady.

    ResponderEliminar