jueves, 4 de febrero de 2016

Chinaski y yo


- ¿Puedo sentarme a tu lado?
   Levanté la mirada del libro. Una morena de increíbles ojos verdes me sonreía desde la atalaya de sus altísimos tacones. Eché la mirada hacia atrás suponiendo que no se dirigía a mi.
Pero si.
    - Naturalmente
  Me levanté para dejarla pasar al asiento contiguo al mio. ¿Dónde se habría subido?. No recordaba haberla visto nunca en mi autobús. Ni en ningún otro.
- Perdona, pero no he podido evitar fijarme en tu libro. Bukowski....adoro a ese cabrón.
    - La verdad es que a mi me tiene enganchado. Tiene una prosa descarnada y una mezcla de humor y tristeza que....
- Vivo muy cerca. ¿Quieres venir a mi casa y tomamos unas cervezas?
   Sentí un vuelco en el estómago. ¿Me estaría pasando lo mismo que a Chinaski?. Una mujer atractiva, colgada por Bukowski, unas cervezas y después un polvo salvaje en su cama. Lo siguiente sería trasladarse a mi casa. Me vine abajo.
    - Me encantaría, pero he quedado con mi mujer y mi hijo. Zapatos, ya sabes, los críos crecen por minutos.
- Una lástima. Otra vez será
   Pulsó el timbre de parada y bajó del autobús moviendo aquél formidable trasero embutido en unos pantalones de talla imposible.
   ¿Qué estaba pasando entre Bukowski/Chinaski y yo?. ¿Transmigración?, ¿Metempsicosis?. Me estaba empezando a emparanoiar. Llevar en la mano un libro de este alemán borracho y putero y todo se volvían miradas y comentarios cómplices o directamente asombrados.
- ¿Estás leyendo a Bukowski?. No me lo puedo creer, nunca hubiera imaginado que TÚ leerías a Bukowski. Lo a-do-ro.
    No se que coño creería la turgente Lorena, que por cierto está como un queso, que YO leía (¿"La imitación de Cristo" de Kempis o "La crítica de la razón pura?) para exclamar con tal énfasis y emoción aquello que desde ese momento y hasta la eternidad nos unía en un vínculo secreto y literario.
- Es buenísimo. Yo he leído Factotum y es una pasada. Son libros para gente como usted y yo.
    Casi se me cae la cartera al ir a pagar la comida de mis hamsters. El vendedor de la tienda de animales había leído Factotum  y me incluía en una especie de criptosecta de iniciados.
    Tengo miedo. Y sin embargo, un irrefrenable impulso narcisista me obliga a llevar el libro de Bukowski a la altura del pecho, como un ¡detente, bala!. Ya apenas leo. Solo paseo el libro por las calles de Gijón y observo. Me miran. Las mujeres me miran.
Y se me ha acabado la cerveza
  

15 comentarios:

  1. Me gusta este blog, la brevedad, la ironía, la mordacidad, en fin seguiré sus pasos y lo leeré. Buena tarde, Charles, Chinaski, Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María, por tus palabras. Un honor y un placer tenerte por aquí. Saludos

      Eliminar
  2. jajajaja me encanta!! Así de simple ;) Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, eres muy indulgente con mis pobres paranoias (cosa que me encanta). Abrazo fuerte, amiga

      Eliminar
  3. Somos en parte los libros que leemos. Muy bueno, Vikingo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Qué gran verdad, Mar. Mitad Don Quijote, mitad Chinaski. Muchas gracias, majísima. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Un libro la mar de "rentable", ya lo creo. Me parece que con el tiempo sus inesperados efectos pueden llegar a causar dependencia, ji, ji.

    Muy bueno, Fernando!! Escribes unas cosas muy locas y a veces no sé qué decirte, pero me gustan :)

    Un abrazo de viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me halaga mucho que te guste. Ya sabes que mi estilo tira mucho por el realismo (a veces sucio)y lo cotidiano. Es una fuente de inspiración infinita. Muchas gracias por tus siempre amables palabras. Abrazos

      Eliminar
  6. Genial, simplemente genial. Una cosa es saber escribir -eso lo hace casi cualquiera que tenga unas mínimas nociones de sintaxis y estilo narrativo- pero otra es tener originalidad a la hora de inventar historias. Esta no tiene desperdicio.
    Por cierto, qué título en concreto me recomiendas de Bukowski? El que mole más a las mujeres, según tu experiencia, please.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep, tienes unas sidras pagadas cuando visites Gijón. Tu si que fomentas mi narcisismo, jajaja. Mira, he llegado a la conclusión de que Bukowski le mola a las mujeres. No porque lo diga él, sino porque a toda mujer con quien he hablado sobre su obra le fascina. Yo te recomendaría su poesía. Tiene Visor una antología de sus mejores poemas titulada "Los placeres del condenado" con la que triunfas fijo. Pero también está genial "Escritos de un viejo indecente". Lo dicho. Un millón de gracias por tu comentario. Abrazos

      Eliminar
  7. noo pero yo quiero escribir como tu...jijiji con esa originalidad, de donde sacas todo eso? que anormal eres, un placer leerte siempre.chocobesosss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, la verdad es que me lo voy a tener que mirar. Y tú escribes de fábula. A poca gente he leído como tú que escriba sobre el amor con tanta pasión. Un placer que me leas. Chocobesos para tí también.

      Eliminar
  8. ¡¡Menudo éxito con el libro de Bukowski!! Un micro genial, Fernando. Tremendamente original y divertido, me ha encantado. Besos

    ResponderEliminar
  9. Una extraordinaria crítica social es lo que he sentido al leer tus letras Fernando, apariencia de lo que se ve a lo que somos, con ese 'ya apenas leo' pero libro por delante dejas ver mucha realidad.

    (Me miran. Las mujeres me miran) tenía que hacer un copia y pega, jajaja
    ¡Genial!!!
    Besos, :)

    ResponderEliminar
  10. Genial, me ha gustado mucho. Nos acercas a ese mundo en el que buscamos un punto de encuentro que nos una a otras personas. Parece que así nos sentimos menos solos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar